Home » Los mejores buenos hábitos que debes aplicar hoy

Los mejores buenos hábitos que debes aplicar hoy

Cuáles son los buenos hábitos para una vida más saludable ? Para nadie es un secreto que la vida cada día es más difícil y tener un control sobre todo lo que hacemos es bastante complicado. Sin embargo, recurrir a los buenos hábitos es algo que nos ayudará a ser personas más productivas e incluso saludables. Por este motivo, te invitamos a prestar atención a la información que tenemos para ti.

¿Qué son los buenos hábitos?

Los buenos hábitos son prácticas contantes que se realizan en nuestra vida diaria para mejorar su calidad. No se pasan por alto en ningún momento y se convierten en parte de una rutina. Hay muchos tipos de hábitos, dependiendo de cómo se van a aplicar.

Existen hábitos para niños, adultos, de buena salud, para el trabajo, estudios, entre otros. A continuación, hablaremos sobre los más importantes y aquellos que te servirán para tener una vida más placentera.

Buenos hábitos de salud

Llevar una vida saludable implica ciertos sacrificios, pero a la larga te sentirás más satisfecho. Podrás vivir en armonía, con más paz interior e incluso con mayor productividad. Aplica los siguientes hábitos y verás todo los beneficios:

buenos hábitos

Tener una alimentación balanceada

Alimentarse correctamente es fundamental para proporcionar al cuerpo los nutrientes necesarios. El organismo necesita proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Deja a un lado la comida chatarra y procura aumentar la ingesta de vegetales y productos naturales.

Una buena alimentación también abarca no saltarse comidas, sino llevar un horario específico.

Hacer ejercicio regularmente

El ejercicio aporta numerosas ventajas para el organismo, entre ellas la reducción del estrés y la ansiedad. Asimismo, te permite mantener un peso saludable, al igual que una apariencia física más atractiva. Hay muchas modalidades que puedes practicar, incluidas ciclismo, caminata, carrera, natación y levantamiento de pesas.

Evita sustancias nocivas

Si bien es cierto que el alcohol no es totalmente perjudicial, su consumo excesivo sí es nocivo. Evita las grandes cantidades de bebidas alcohólicas, sobre todo antes de comer. Lo mismo aplica para otras sustancias con efectos secundarios, tales como las drogas y el cigarrillo.

Visita el médico regularmente

Aunque te sientas saludable, uno de los buenos hábitos más importantes es visitar el médico con regularidad. A veces hay valores en el organismo que están alterados y no te das cuenta inmediatamente. Hacerse un chequeo cada seis meses es una excelente manera de prevenir enfermedades.

Mucho más es relevante si ya has tenido antecedentes con alguna zona del cuerpo.

Cuidar la salud emocional

Hay personas que piensan que con comer saludable y hacer ejercicio es suficiente. No obstante, la salud mental juega un papel indispensable en la estabilidad del ser humano. Busca momentos de relajación, recurre a pasatiempos, hobbies y cualquier actividad que te relaje.

Cuidar la higiene personal

Lo primero que debes hacer al levantarte es cepillarte los dientes para cuidar tu salud bucal. Es un buen hábito que está arraigado en la mayoría de las personas, pero hay excepciones, ya que algunos olvidan dicha práctica. Aparte de cepillarse, también es imprescindible ducharse, lavarse las manos y tener la ropa limpia.

Es más importante todavía en esta época donde el coronavirus está causando estragos en la sociedad.

Seguir las medidas de seguridad

El coronavirus ha obligado a muchas personas a crearse hábitos de salud para evitar contagiarse. Entonces, recuerda seguir las recomendaciones que hace la Organización Mundial de la Salud. Usa la mascarilla a donde quiera que vayas, mantén el distanciamiento físico y lávate las manos con frecuencia.

Dormir bien

Lamentablemente, este es uno de los buenos hábitos más olvidados, debido al constante estrés y el ajetreo de la vida. Lo recomendable para los adultos es que duerman un promedio de 8 horas por día. Esto ayuda regenerar las energías, a descansar la mente y a estar mejor preparado para la siguiente jornada.

Buenos hábitos en el trabajo

El trabajo es uno de los aspectos más importantes para cualquier persona que ha entrado a la vida adulta. Sin embargo, sabemos que trabajar a veces se convierte en un dolor de cabeza, sobre todo si no lo hacemos adecuadamente. Organización, iniciativa y bienestar son los criterios clave para que el trabajo sea exitoso.

Si aplicas los siguientes buenos hábitos en el trabajo, verás los resultados inmediatamente:

buenos hábitos en el trabajo

Mantener el bienestar

Aplica para el cuerpo físico, el campo emocional e incluso el sector espiritual. Cumplir con todos los hábitos que mencionamos recientemente te ayudará a tener un estado de ánimo que mejore el rendimiento globalmente. Un buen bienestar se traduce como una persona más productiva en el trabajo.

Tener pulcritud

Desde el atuendo hasta los utensilios de oficina, la limpieza es fundamental para el trabajo. Aparte de ser algo saludable, te ayuda causar una buena impresión en los demás. Tanto los clientes como tus compañeros de trabajo te verán con mejor semblante.

Aprovechar las oportunidades

Si se te presenta una situación favorable, no la desperdicies, más bien aprovéchala para obtener beneficios. Puedes llegar temprano, tomar descansos, permanecer un poco más de tiempo, tomar nuevas responsabilidades, hay muchas opciones.

Potencia la productividad

Uno de los factores que más reduce la productividad son las distracciones. Teléfonos móviles, redes sociales, conversaciones y cualquier otra cosa que te robe el tiempo se tiene que descartar. Al fin y al cabo, vas al sitio de empleo precisamente por ello, a trabajar.

Ten un ritmo rápido, evita las interrupciones y culminarás con tus labores más temprano que tarde.

Organización

La organización es imprescindible, mucho más en un campo tan vital como el trabajo. Recuerda tomar notas, planificar, hacer proyectos e incluso elaborar listas de chequeo.

Presta atención al detalle

Un criterio relacionado con el anterior, ya que debes seguir instrucciones para que los detalles sean óptimos. Fíjate en los procedimientos operativos, las especificaciones, mantén la pulcritud y procura que todo lo que hagas sobresalga.

Responsabilidad y determinación

No hay nada más desagradable que una persona que no cumpla con sus compromisos. Peor aún es que comience algo y nunca lo termine, así que hay que evitar estas actitudes. Actúa con responsabilidad, determinación y entrega en cada una de las cosas que lleves a cabo.

Iniciativa

No temas en tomar acciones por tu propia cuenta, aunque claro, sin sobrepasar las instrucciones ni a tus superiores. Pero es buena idea ser una persona con iniciativa, que ofrezca ideas y que ayude a mejorar la productividad.

Buenos hábitos de estudio

Llegamos a una de las facetas donde es más difícil cultivar buenos hábitos. No importa que estés en educación secundaria, en la universidad o cursando un máster o doctorado. Ser una persona con hábitos productivos te permitirá obtener el mejor desempeño.

Por supuesto, a la larga también beneficiarás tu salud. Sigue estos consejos:

Buenos hábitos de estudio

Establecer un horario

En alguna u otra ocasión todos hemos postergado la hora de estudiar, pero es un error básico que se debe evitar. Intenta estudiar siempre en el mismo horario, con los mismos periodos de horas, lo que hará que te rinda más el tiempo. Adicionalmente, puedes usar los momentos libres para hacer un repaso breve sobre lo aprendido.

No importa que escojas las mañanas, las tardes o las noches, lo que es relevante es que cumplas con lo pautado. En el mismo horario tienes que añadir todas las actividades que realices, independientemente de que sean académicas o no.

Diseñar un plan de estudios

Antes de comenzar a estudiar, elaborar una planificación te servirá para fijar las metas con claridad. Define cuáles son tus objetivos, los logros que deseas alcanzar y organiza eficazmente el contenido. Esto se puede hacer por días, semanas e incluso meses.

También implica el tiempo que vas a dedicar a cada parte del plan de estudio, estando relacionado con el aspecto anterior.

Descansar

Ya la mencionamos recientemente, el descanso es primordial, sobre todo luego de exprimir las neuronas al pasar horas estudiando. Entre 7 y 8 horas al día será suficiente para que tu cerebro funcione de la manera adecuada todos los días luego de dormir.

Estudiar en el lugar correcto

Aunque parezca cómodo estudiar echado en la cama, no es la opción más recomendable. Hay que hacerlo en un lugar específico y que reúna las condiciones para que el estudio sea óptimo. Es necesario que favorezca la concentración, que sea silencioso y con una buena iluminación.

Evidentemente, no sacrifiques la comodidad, pues de lo contrario estudiar sería una odisea.

Evitar las distracciones

Ocurre exactamente lo mismo que con el trabajo, teléfonos, redes y conversaciones innecesarias te roban el tiempo. Apaga tus dispositivos electrónicos y, en caso de ser requeridos para estudiar, usa el modo avión o cierra las aplicaciones menos importantes.

Es hora de crear buenos hábitos para la vida

Sin lugar a dudas, estos buenos hábitos te ayudarán a ser una persona más saludable, feliz y productiva. Es cierto, son prácticas que no se aprenden ni se desarrollan de la noche a la mañana. Necesitas constancia y determinación para darle un cambio radical a tu vida.

Empieza de a poco, cultivando un hábito a la vez, y verás cómo con el transcurso del tiempo te conviertes en una persona mejor.