Home » Inteligencia Emocional en el trabajo

Inteligencia Emocional en el trabajo

Al hablar de inteligencia Emocional en el trabajo, debemos tener en cuenta, que la misma ocupa un papel fundamental en todas las áreas laborales. Es por este motivo que la asociamos directamente con la forma en la que se lleva el mando en las empresas, el cual es imprescindible, para poder conseguir consolidar la interacción de todos los miembros, y de esta manera poder consolidar el rendimiento del grupo.

Inteligencia Emocional en el trabajo

La Inteligencia Emocional en el Trabajo

Cuando nos encontramos frente a un jefe de grupo con escasa inteligencia emocional, el resultado será una visible falta de motivación y la carencia para la dirección y toma de decisiones asertivas, para sí mismo, su grupo de trabajo y, por ende, la empresa.

Percibirá a los de su entorno, como simples piezas reemplazables y como un grupo de autómatas, que simplemente están hechas, para cumplir órdenes. Sus emociones quedarán puestas a un lado, así como, las necesidades que estas conllevan. Solo la frustración tendrá cabida, ya que, al no existir empatía, no se sienten responsables por las consecuencias, que la falta de emociones pueda generar.     

Es por este motivo que nos esforzamos en identificar, las emociones o sentimientos, tanto los propios, como los de los demás, para aprender a diferenciarlos y aportar este conocimiento a nuestro entorno social y laboral, de esta forma gestionamos las necesidades existentes y logramos que la interacción sea más fluida. Consiguiendo con esto, llegar a ser un líder más eficiente, no solo en los cargos gerenciales, sino en cualquier nivel de la cadena de trabajo.

¿Cómo se implementa la Inteligencia Emocional en el trabajo?

Las siguientes habilidades, relacionadas con la Inteligencia Emocional en el trabajo, puedes ponerlas en práctica, en cualquiera de los cargos o posiciones que tengas en la empresa donde laboras o si eres un autónomo, así como, en cualquier profesión que ejerzas, tanto con tus compañeros o clientes.

Te ofrecemos cinco estrategias, para elevar tu inteligencia emocional en el trabajo:

1. Conocerse a sí mismo

Presta atención a tú yo interior, lee tus sentimientos y tus motivaciones, para poder hacer frente a tus preocupaciones.

Para hacer esto de forma más eficaz, puedes diariamente, anotar en una agenda o crear un block de notas, en el cual puedas escribir cómo te sientes, habla de lo que te ocurre, de lo que vives, el cómo te hacen sentir determinadas situaciones y lo que has tratado de hacer para sobrellevar las mismas.   

2. Tomar el control

Confía en tus aptitudes y actitudes, en cuanto a tu desempeño laboral, tu experiencia y la capacidad que has tenido para sobre llevar los obstáculos en tu trabajo. Trata de ser moldeable y ajustarte a los cambios o variables, que se puedan presentar.              

Al presentarse algún problema, elabora una lista de las diferentes formas para solucionarlo e identificar cuál puede ser la que mejor se adapte a la situación y al momento específico.

3. Automotivarse

A diario nos encontramos con diversos desafíos, que pueden influir en nuestra cotidianidad y deseos de trabajar. Al iniciar nuestra jornada, debemos hacer el esfuerzo de tener una actitud positiva, para que sea más sencillo afrontar los problemas que se puedan presentar.      

Cuando estás teniendo un día complicado, aprovecha cualquier momento que se te presente y relájate. Has estiramientos, escucha un poco de música, come algo que te provoque o simplemente toma un descanso. De esta forma puedes realizar lo que desees de forma más sencilla.

 4. Empatía

En lugar de ser impulsivo o realizar acciones de forma descuidada, deberías concientizar tus acciones, entendiendo que, puedes ponerte en lugar de las personas que se encuentran en tu entorno de trabajo y de esta manera discernir sus sentimientos.

Si requieres realizar una crítica, has lo posible por hacerlo de una forma constructiva.

5. Relaciones sociales, comunicación y escucha

Comunicarte de forma asertiva y mantener una relación saludable con el resto del equipo de trabajo, otorga una respuesta favorable con respecto al desarrollo profesional. Al interrelacionarnos con nuestros compañeros de trabajo, y establecer vínculos con estos, se beneficia tu bienestar personal.

¿Cómo puedes comunicarte de manera beneficiosa con los demás en tu trabajo, utilizando la inteligencia emocional?

Asertividad: Expón y defiende tus planteamientos e ideas, siendo respetuoso y afable con los demás, debes mostrar que eres capaz de poner límites, de poder decirle no a una persona o situación, de expresar tus propias necesidades y demostrar que antepones tu amor propio por encima de la manipulación.  

Acá te dejo dos ejemplos claros de esta situación:

-Estoy agradecido de que me hayas invitado a tu celebración, pero de verdad que no asistiré, ya que había decidido quedarme en casa, para ponerme al día con todos los pendientes de esta semana.

-Mientras más te enfadas y gritas, mientras yo te estoy hablando, dejas de escucharme y de esta forma no nos vamos a entender. Es mejor que te detengas y así podrás oír lo que tengo que decirte.

Exteriorización: Comunica con claridad lo que piensas, sientes o deseas. Ya que, las personas de tu entorno laboral, muchas veces, están centrados en sus problemas o inmersos en sus asignaciones.

Ejemplo:

-La señora Carmen, le exteriorizó al gerente su inconformidad con la fecha programada, para la próxima junta de ejecutivos.

-Cuando María, derramó el agua del contenedor nuevamente, Marcos exteriorizó su descontento, ya que nunca colabora con limpiarla.

Atención dinámica: Al escuchar a tus compañeros con atención y dar una retroalimentación de esto, participas en la comunicación, esto demuestra que estás poniendo en práctica la atención dinámica.

Ejemplo:

-Al estar en la presentación de un producto, Carlos activamente interactúa con las personas que se encuentran presentes, para lograr así, captar la atención en lo que específicamente, le conviene que estos conozcan.

-Comenzando la semana, Margarita le explica a su grupo de trabajo, cuáles son las metas u objetivos a lograr y resuelve las dudas que se le plantean.

Al poner en práctica estas técnicas de inteligencia emocional, podrás ver como progresa el ambiente laboral de tu trabajo, esto conseguirá que te puedas sentir con mayor confianza en ti mismo y esto se verá reflejado en tus resultados. Esta es una manera consiente de aplicar la inteligencia emocional al trabajo.

¿Qué importancia tiene la inteligencia emocional en el trabajo?

Cuando deseamos ser exitosos, competitivos o lideres a nivel profesional dentro de una empresa o ejerciendo cualquier labor, lo primero que necesitamos es saber conocer y controlar nuestras emociones, ya que las mismas, nos van a permitir interactuar de forma armónica y equilibrada en nuestro entorno, tanto con los clientes, colegas, jefes, proveedores y demás. El tener conocimiento de nuestra inteligencia emocional en el trabajo es un complemento a los conocimientos adquiridos en la universidad o las destrezas prácticas que poseemos. Todos aquellos trabajadores que logran poseer ambas, logran alcanzar un alto desempeño, ya que el saber que hacer, a la par como manejarse y relacionarse, es considerado un éxito.                   

Si logras ser capaz de realizar este tipo de proceso, puedes estar seguro de que resaltarás como candidato, para convertirte en un líder dentro de tu trabajo. Ya que, la inteligencia emocional, les facilita a los empleados analizar, escuchar, interpretar y poder comunicarse de una manera más eficiente. De esta manera, puede reconocer sus necesidades, así como las de su grupo de trabajo.

Por este motivo, en la actualidad las empresas han agregado a sus pruebas de selección de personal, diversos ítems, para poner en manifiesto el dominio de sus emociones ante situaciones altamente estresantes, o simplemente sacar al candidato de su zona de confort, y de esta manera ver como se maneja ante la situación, de esta forma poder evaluar su capacidad para gestionar sus emociones.

Esto quiere decir, que las empresas ya no solo necesitan personas que estén preparadas solamente en el ámbito intelectual y técnico, sino que además valoran de manera muy positiva la empatía, adaptabilidad, la comunicación eficaz y su capacidad de ser empáticos.

Las empresas, no solo se preocupan por el futuro personal que va a ocupar un lugar en las empresas, sino que han hecho especial énfasis en su personal activo. Es por este motivo que cada vez es mayor la demanda de coach empresariales, los cuales van a facilitar las herramientas necesarias al personal, para de esta manera poder aplicar la inteligencia emocional en el trabajo, extendiéndose a todas las áreas.

Para lograr alcanzar un ambiente de trabajo agradable y con una alta productividad es imprescindible, tomar en cuenta los siguientes aspectos de la inteligencia emocional:

 · Entender que la diversidad debe ser valorada.

 · Aprender a reconocer tu inteligencia emocional, para de esta manera reconocer la de tus compañeros de trabajo.

 · Tener dominio de la empatía, para realizar críticas constructivas y de la manera más objetiva posible.

 ·Saber establecer redes eficaces.

Todo lo anterior es fundamental, así como también, el plantear metas en todos los ámbitos, las que también, van a permitir lograr un crecimiento profesional integral, por lo tanto, sumará logros tanto en el área profesional, como a nivel emocional, y de esta manera lograr la aceptación.